Yoga para niños y niñas

Por Raquel Pereira.

El ritmo de vida actual, la falta de tiempo de juego y el exceso de actividades hace que nuestras niñas y niños vivan estresados. Quizás sea ésta la razón de que el yoga y el mindfullness para niñas y niños esté en auge.

La vida de hoy es demasiado acelerada

Quien más acusa el ritmo de vida que nos vemos obligados a llevar los padres y madres son los peques. Les transmitimos nuestro estrés, viven con trastornos que hace unos años apenas existían a esas edades como la ansiedad, esto les genera efectos muy nocivos en su desarrollo.

Trastornos de sueño, déficit de atención y un sin fin de cuestiones acaban afectando física y psicológicamente de forma negativa en el rendimiento escolar. Es por esto que muchas escuelas han comenzado a utilizar técnicas de relajación como el yoga y la meditación para conseguir una atención plena de niños y niñas con la intención de mejorar su estudio y calidad de vida.

Miriam Dálvez, educadora infantil, maestra de yoga para niños, fundadora de Petits Yoguis y formadora de futuros maestros de yoga para niñ@s, llegó al yoga hace unos años tras observar mucho estrés y aceleración dentro de las clases, y como ésto afectaba a los niñ@s y a las profesoras en la gestión de los conflictos y las rutinas diarias. “Es por esa razón, nos cuenta Miriam, que me decido a formarme como profesora de Yoga para niñ@s en la Escuela Om Shree Om, sintiendo que a través de esta filosofía de vida, se puede acompañar a los niñ@s y a sus familias, de manera más respetuosa y amorosa”.

El yoga aporta tranquilidad y bienestar, son numerosos los estudios científicos que ya han probado los beneficios físicos y emocionales de practicar yoga, pero en el caso de los peques, prosigue Miriam, “Es como darles la oportunidad durante la sesión de Yoga, de que vuelvan a conectarse con ellos mismos, con su interior”.

Que puedan relajarse, y disfrutar de su cuerpo, de respirar conscientemente, de moverse conectando con sus articulaciones, músculos y sobre todo que puedan estar en calma, que sientan que se les acepta y respeta tal como son. Y todo esto que aprenden, después lo pueden poner en práctica en su vida diaria, con ellos mismos o con las personas con las que se relacionan”.

Los niños y niñas aprenden a relajarse, auto observarse, pero también hay un componente de carácter ético implícito en la práctica del yoga que hace que, como nos explica esta especialista, “sean conscientes de que hace falta muy poco para sentirnos bien, para ser felices, que en esencia somos iguales y necesitamos cosas muy similares”.

El yoga para niñ@s en etapa escolar

Los padres comienzan a ver en esta práctica una manera de canalizar la energía de sus hijos e hijas. Nos explica Miriam “en general están muy contentos de que sus hij@s practiquen Yoga ya que ven que los beneficios de su práctica, les aporta recursos muy positivos.

La integración de todo lo aprendido les facilita la comunicación y la relación con su entorno y con su familia.

Son las propias escuelas, las que están incorporando la práctica del Yoga en sus aulas, ya que son conscientes de que reporta una mayor capacidad de entendimiento y comprensión entre los alumn@s y los profesores”.

El yoga en las escuelas aporta niñ@s más sanos a todos los niveles. Físicamente, aprenden a cuidar de su cuerpo a través de las posturas, trabajando la flexibilidad, el equilibrio y la fuerza.

También consiguen una mente mucho más sosegada, tranquila y organizada. Con menos caos, y mayor paz mental. Permitiendo una mayor concentración y claridad a la hora de tomar decisiones, de memorizar…

Emocionalmente, ayuda a estar más en sintonía con lo que sienten y a expresarlo de forma empática y asertiva. Respetando al otro, y a la vez cuidando y respetandose a uno mismo.

 “En las Escuelas que trabajo con regularidad, nos cuenta Miriam, los niñ@s que disfrutan de las clases de Yoga, comienzan a darse cuenta de que podemos gestionar nuestras relaciones de manera más amorosa y respetuosa. Desarrollan capacidades como el autocontrol, respirar en estados de enfado o ira, meditar antes de actuar, relajarse si necesitan pararse un poco porque están demasiado excitados, o moverse para activarse y soltar su cuerpo. He podido experimentar que con su práctica los niñ@s transforman sus actitudes, para convertirse en su mejor versión.

Cuerpo, mente y corazón se alinean, proporcionando alegría y dicha en quienes sienten que este es su camino. Y los niñ@s, esto ya lo saben desde el principio. Desde antes de nacer, por eso es tan importante observarles, escucharles y permitir que esa conexión siga vibrando en la frecuencia del Amor”.

Yoga para niñ@s especiales 

Otra de las áreas en las que se está empleando el yoga de manera terapéutica es para mejorar la salud y bienestar de niñ@s y personas con necesidades especiales. Los beneficios del yoga en caso de autismo, TDAH, síndrome de down e incluso parálisis cerebral son palpables y por ello cada vez haya más profesionales de la terapia ocupacional, educación especial o profesores de yoga que se forman en esta materia con el fin de poder ayudar y mejorar la calidad de vida de sus alumn@s y/o pacientes.

 

Imágenes cedidas por Miriam Dálvez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *