Vivir en equilibrio.

Por Jesús Bella Barca.

Foto- Valentin J.FontánLa escalada, una forma de vida.

Llega el viernes tarde, terminas de trabajar, y no piensas en ir a tomarte algo con los colegas para celebrar que llega el fin de semana, tampoco quieres llegar a casa y sentarte en el sofá a descansar, sólo quieres que llegue el momento de cargar tu furgoneta con todo tu material de escalada, e ir a ese lugar donde dejaste un proyecto pendiente, o lo que es lo mismo, esa vía que no encadenaste, que no te permitió superarte a ti mismo y que te lleva obsesionando toda la semana; quieres volver allí para conectar contigo mismo y con la naturaleza.
12 jesús Bella (Ponton9Allí, además, vas a encontrarte con otros escaladores, con los que compartir historias y momentos inolvidables; la generosidad y apoyo que encuentras en estos compañeros de uno, o varios días, crean la magia que caracteriza a este colectivo, a este pequeño mundillo del que me siento parte.
Y es que la escalada es así, una forma de vida. Es más que un deporte con el que consigues un beneficio físico integral, también es psicológica, su práctica te permite conectar contigo mismo y con la naturaleza, concentrarte en el momento presente, equilibrar tu energía y tu fuerza, superar tu nivel aumentando la seguridad en ti mismo, viajar y descubrir lugares increíbles, en los que siempre hay algún reto para ti.

4 Jesús bella (Ponton)Uno de esos lugares increíbles, una de las escuelas más clásicas de la escalada deportiva donde se lleva escalando desde los años 70, la encontramos en la Sierra Norte de Madrid: El Pontón de la Oliva o Patones, como le llamamos la mayoría de los escaladores que la frecuentamos, ya que está al lado del pueblo con el mismo nombre. El paraje es realmente bonito, dos grandes paredes, se alzan entre el cauce del río Lozoya, separadas por un muro de una antigua presa en desuso.
Con cerca de medio millar de vía equipadas, Patones recibe a escaladores de todos los niveles, su roca caliza la convierte en un escuela muy versátil, dando cabida a un tipo de escalada muy física, pero también divertida, en la que abunda el buen agarre pero también los desplomes imponentes; los muros verticales muy técnicos y con regletas ínfimas y las vías de iniciación para aquellos que quieren tener un primer contacto con la roca.

9 Elena Rubio (Ponton de la Oliva)En Patones, puedes escalar durante todo el año, pero no hay que descuidar las regulaciones y prohibiciones que impiden hacerlo en determinados sectores de la escuela, durante algunos meses, debido a la protección de especies protegidas que anidan en las paredes. Puedes conocer las regulaciones y prohibiciones en la página web de la asociación “Escalada sostenible”, donde te informan, no sólo, de las existentes en esta escuela, sino de todas las de la zona centro; también puedes hacerte socio y contribuir con su cometido “Pensar hoy como quieres escalar mañana”.

IMG-20140921-WA0000¿Qué debes hacer si quieres empezar a practicar este deporte?
La escalada es una actividad apta para prácticamente todas las edades, por eso cada vez son más las personas que se interesan por ella.
Es un deporte muy seguro, pero de riesgo. En sus inicios, los practicantes fueron autodidactas; hoy en día, no debes venir a Patones si no conoces unos mínimos de seguridad.
14 Jesús Bella (Ponton)La seguridad en la escalada deportiva es una cuestión de extrema importancia, por eso en la actualidad, hay una gran oferta de empresas, rocódromos o incluso la misma Federación Madrileña de Montañismo, que ofrecen cursos de iniciación a la escalada deportiva, en los que aprenderás, de la mano de un profesional titulado las nociones básicas del uso del material, sus maniobras y la técnica de progresión para practicar este deporte de forma segura; también ofrecen la posibilidad de realizar los llamados “bautismos” de escalada, en los que durante un solo día podrás tener un acercamiento a la verticalidad, en el medio natural o en el propio rocódromo.

Jesús Bella Barca, técnico en escalada y guía de montaña. Contacto: jesusbellabarca@gmail.com.

Fotos: Elena Rubio Sanz y Valentín J. Fontán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *