Una guerrera en las arenas de Dakar

Por Rubén López.

Una de las pruebas deportivas mas duras del mundo es el famoso rally Paris Dakar, cuyo origen oficial tuvo lugar el 26 de Diciembre de 1978. Un año antes un señor llamado Thierry Savine se perdió por el desierto de Libia, en uno de los tramos que disputaba en otro rally el Abidjan-Niza, y aun habiendo sido rescatado in extremis entre las arenas, le fascinaron tanto los parajes, que el siguiente año decidió organizar un rally que saliera desde Europa y terminara en Dakar al que le pondría como lema “Un desafío para aquellos que parten. Un sueño para quienes se quedan”.
Gracias a una fuerte convicción y una brizna de locura, propias a las grandes ideas, el proyecto se concretiza rápidamente. El Paris-Dakar, una competición diferente, abierta incluso a gente desconocida, solo se necesita ser una persona aventurera, muy preparada física y mentalmente.

Aunque que parezca asombroso, en la primera edición de la prueba en la sección de motos, se inscribieron siete mujeres pilotos. El desconocimiento de la dureza de la prueba y la novedad hizo que hubiese una gran aceptación en general. Otro dato curioso es que las siete motoristas eran todas de origen francés. Marine de Cortanze fue de todas ellas la que obtuvo la mejor posición quedando en 11ª posición.

Durante varios años la participación femenina estuvo presente, excepto en el año 1995, 2003 y 2004 que no hubo ninguna inscripción. En 2005 tuvimos nuestra primera representación con las dos primeras españolas en la categoría de motos del Dakar, Amparo Ausina quien con una 102ª posición, consta en la historia como la primera piloto española en finalizar y Alicia Martínez, quien no tuvo tanta suerte como su compatriota y no volvió a disputar ninguna carrera mas.

En el 2008 tras las amenazas de Al Qaeda y respondiendo a las fuertes recomendaciones del Ministerio de Asuntos Exteriores Francés, la organización de la prueba tomó la decisión de cancelar la 30ª edición del Dakar por motivos de seguridad. Al siguiente año se cambió la ubicación y pasó de África a America del sur.

Saltamos al año 2011 donde da lugar el comienzo de una de nuestras protagonistas Laia Sanz, la piloto de Corbera de Llobregat, nacida en 1985 con un palmares intachable siendo trece veces campeona del mundo de trial y tres veces campeona del mundo de enduro.

En su debut en el Dakar con 170 competidores obtuvo una contundente llegada siendo la mejor rookie de la prueba terminando en la posición 39ª. En el siguiente año 2012 los inscritos subían a 178 participantes y esta repetiría la misma posición. En 2013 Laia Sanz se proclama por tercer año consecutivo mejor fémina de la prueba quedando en una 93ª plaza.

Todo cambia en 2014 con 174 inscritos. Laia marca su mejor resultado obteniendo la 16ª posición, lo que la convierte en un piloto para tener en cuenta entre las primeras plazas del ranking mundial, representando una amenaza para los pilotos mas importantes del Dakar. Fue en la edición de 2015 cuando Laia Sanz se clasificó como 9ª de grupo, superando así a la Francesa Christine Martín, logrando su mejor marca personal y pasando a ser considerada la mujer que ha marcado el mejor resultado del mundo en la categoría de las dos ruedas.

Aunque en 2016 y 2017 no superó el anterior objetivo, siguió formando parte del ranking de los 20 mejores pilotos del mundo con una 15ª y 16ª clasificación. En contra de todo pronosticó, justo cuando la prueba se vuelve mas dura y adversa, Laia vuelve a demostrar por qué está entre los mejores pilotos, subiendo cuatro puestos de su anterior resultado marcando la 12ª posición de rally Paris-Dakar y volviendo a ser la mejor mujer de la prueba de motos del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *