Takashi Miike: Locura japonesa en Sitges

_MG_0915 (2000x1333) (1)

El idilio que mantiene el Festival de Sitges con Takashi Miike viene de largo. Durante el nuevo siglo podemos encontrar al menos una película del director japonés en cada una de las ediciones del renombrado certamen fantástico. Hasta tal punto que en 2013 recibió un homenaje por parte del Festival, que además publicó un libro sobre su figura. En la edición de 2015 el director volvió a visitar la ciudad catalana, presentando dos de sus más recientes películas en la Sección Oficial a competición.
¿Dos películas en un mismo año? Para quien no haya seguido la trayectoria de este director puede resultar extraño. Pero estamos hablando de uno de los directores más prolíficos del cine mundial. En 25 años tras las cámaras casi ha alcanzado ya el centenar de largometrajes, con un ritmo vertiginoso. A finales de los 90 su media anual estaba sobre los 5-6 títulos. En la actualidad ha bajado a los 2-3 filmes anuales, lo cual sigue siendo una barbaridad, si lo comparamos con la mayoría de directores. Miike afirma que “ese ritmo bastante frenético empezó cuando yo era director asistente, pero entonces no podía hacer las cosas a mi manera. Cuando empecé a dirigir esto me dio una gran facilidad. Yo, en realidad, soy muy vago. Pero al rodar no me canso, ni física ni psicológicamente. Al revés, me recargo”.

Su carrera como director comenzó en 1991, pero fue “Audition” (1999) la película que le abrió definitivamente las puertas de Europa. Aquel film se estrenó en nuestro país, consiguiendo una gran acogida entre determinados círculos cinéfilos. Una película turbadora, que empezaba como un drama convencional, pero que acababa en macabro film de terror. Esa combinación de tonos y géneros quizás fuera una de las claves de su éxito: “Está basada en una novela. Al leerla pasé bastante miedo, y pensé cómo podía reproducir esto en dos horas de película. Al empezar a verla el espectador puede pensar que es una película que ya ha visto mil veces. Pero cuando está a punto de levantarse empiezan a aparecer pequeños cambios, y al final queda totalmente absorbido por el personaje femenino. Puede parecer extraño, pero si os fijáis en la vida de las personas, esto pasa constantemente. Podéis ver un niño que parecía ser de tal manera y cuando lo ves de adulto no tiene nada que ver”.

01 (1)Gran parte de su filmografía tiene un elemento común, y es lo extremo de sus guiones, en los que suele tener mucha importancia la violencia. Una tendencia que podemos ver en otros muchos directores nipones. Podríamos afirmar que Japón es el país con las propuestas locas y disparatadas del cine mundial (la serie B que allí se realiza es una auténtica mina), en contraste con la imagen que tenemos de una sociedad muy educada y contenida: “Se hace cine de otro tipo, lo que pasa es que no genera interés en Europa. Al fin y al cabo los espectadores están esperando cosas extrañas que no se hacen en Europa”.

Pero no todo dentro del cine de Miike es desenfreno y locura. En 2014 pudimos ver en Sitges “Over Your Dead Body”, un drama sobrenatural con una dirección muy clásica en la que Miike se tomaba su tiempo para desarrollar la historia que tenía entre manos: “Es una historia que ocurre en el Japón de hace 300 años y se hizo originalmente para pasar el rato, por diversión. Lo que más me gustó del proyecto es que se retrata muy bien la personalidad de los actores y tuve la ocasión de trabajar con Ichikawa Ebizō -un actor de kabuki, el teatro clásico japonés-, y esto era un aliciente”. En aquella edición también presentó “The Mole Song – Undercover Agent Reiji”, una disparatada comedia policíaca que nos mostraba al Miike más gamberro.

IMG_0241 (1)Estamos hablando probablemente (y junto a Sion Sono) del gran heredero de otros directores japoneses que antaño se movieron en los márgenes de la industria japonesa retorciendo tanto el lenguaje cinematográfico como las tramas de sus filmes. En este sentido, podríamos hablar de nombres como Nagisa Ōshima o Kōji Wakamatsu: “Los considero como mis compañeros mayores. Ellos no entraron nunca en el maisntream, pero sus películas tenían gran vitalidad e inteligencia. Los gestos de los actores, cómo abrían la boca o movían las manos, era algo que me llamaba mucho la atención”.

Volviendo al presente, decíamos que en la última edición de Sitges presentó otros dos filmes. “As the Gods Will” es la adaptación de un manga disparatado, en el que un grupo de estudiantes son obligados a participar en un juego mortal. Por su parte, con “Yakuza Apocalypse” nos traía un film que mezclaba mafiosos y vampiros: “Es una película en la que hay violencia, pero lo realmente interesante es que pasan cosas que no te esperas. Por ejemplo, hay un personaje que es muy malo, pero tiene una gran capacidad para amar”.

Esos grandes contrastes puede ser uno de los motivos por los que nos sentimos tan atraídos por el cine japonés. Aunque no solo el cine, existe en Occidente una especie de fascinación general por todo lo que rodea a Japón y su cultura. Le preguntamos a Miike a qué se puede deber esto: “Es un país pequeño, que además es una isla. A esto se le suma que durante 400 años estuvo casi sin relacionarse con el exterior. También entró el budismo, y esto creó unas sinergias, una manera de hacer que es muy caracterísitca de Japón. Si como persona es muy diferente haber nacido en una isla en lugar de un continente, como país también es muy diferente. Yo creo que esto desde Europa se ve como una cosa extraña, fascinante”.

_MG_0591 (2)Una de las formas de acercanos a esta cultura es el cine, y Sitges nos da la oportunidad cada año de ver una buena muestra de obras realizadas allí. Todos los años tenemos decenas de filmes que nos muestran lo más extremo del panorama cinematográfico nipón. Un cine siempre al límite que hace disfrutar a aquellos que buscan ese paso más allá que pocos se atreven a dar. Por eso Japón y Sitges siempre estarán tan íntimamente unidos. Y por eso Takashi Miike es uno de los directores de referencia del Festival Fantástico por excelencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *