Mujeres artistas y emprendedoras

2017 ha sido declarado el “año del feminismo” debido al auge de movimientos como el #METOO que ha denunciado el acoso laboral a nivel mundial o la lucha contra la violencia de género que llevan años librando colectivos feministas. Me he sentado con cuatro mujeres, artistas que han emprendido proyectos innovadores para hablar de cómo anda su sector profesional y cuál ha sido su experiencia.

Ana Ramón Rubio. Realizadora audiovisual y guionista.

Directora y guionista de las series “Sin Vida Propia” con la que recorrió numerosos festivales internacionales recogiendo premios y la recientemente estrenada “Todos queríamos matar al presidente” que lleva el mismo camino de hacerse con un enorme palmaré de premios. Inmersa en la distribución internacional de ésta última, ya tiene en marcha su próximo proyecto que la llevará junto a su equipo a Estados Unidos a rodar un documental sobre la resistencia en los pueblos fantasma de la mítica ruta 66.

¿ Cómo ves la situación de la mujer en el mundo artístico?
Yo me he movido mucho en el mundo de la serie para internet, donde ser mujer no es un impedimento. Las series que se producen para la red no dependen de decisiones de señores en sus despachos, sino de la gente del propio proyecto. No tienes que saltarte una barrera de distribución porque tú decides cómo, dónde y cuándo se distribuye, por lo que es un formato que da voz a colectivos independientemente de lo que opinen los de arriba. Por ejemplo, en EEUU vemos muchísimas webseries creadas por afroamericanos, que tal vez no tendrían voz en una cadena de televisión, pero que se lanzan a crear el contenido porque son ellos mismos los que se van a encargar de su propia distribución. Internet, en ese sentido, ofrece una libertad que permite dar voz a cualquier persona, con lo positivo y lo negativo que ello puede tener.

¿Crees que es más difícil hacer carrera dentro de tu especialidad siendo mujer?
Siempre ha sido más difícil, pero en el audiovisual en general. Para las actrices, las directoras, las directoras de fotografía… Cualquier cargo considerado “de responsabilidad” suscita reticencias si hay mujeres en ella. Pero especialmente, donde faltan muchas voces femeninas en el cine es en los cargos que consisten en contar las historias. Siempre vemos mujeres en maquillaje y vestuario, en arte, en producción… pero cuesta mucho más encontrar directoras y guionistas. Por ello también encontramos muchas veces a los personajes femeninos estereotipados y débiles, porque no los escriben las mujeres o los hombres que los escriben son machistas. Cada vez menos, eso sí. Yo siempre he trabajado con equipos en los que hay mucha paridad y por ejemplo, mi equipo de dirección siempre ha estado formado por mujeres.

¿ Has vivido situaciones de discriminación con respecto de compañeros masculinos por el hecho de ser mujer?
A veces, cuando llegas por primera vez a dirigir un equipo, la primera mirada es de extrañeza al ver una mujer al mando. Se ha dicho mil veces, cuando una mujer manda es una arpía y cuando manda un hombre es simplemente “lo que toca”. Afortunadamente, eso está cambiando. Mis compañeros a mí me han respetado siempre y no puedo quejarme. Quizás la primera vez cuesta ganar la confianza, pero realmente, el machismo está más presente en los despachos que en el trabajo de campo. De hecho, las situaciones que he podido vivir de machismo han estado mucho más relacionadas con los que toman las decisiones que con los compañeros, que son con los que al final trabajas a diario.

A nivel institucional, ¿encuentras diferencias entre el “apoyo” a proyectos realizados por hombres con respecto de los realizados por mujeres?
España ha sido una sociedad patriarcal mucho tiempo y todavía se está adaptando a la nueva situación de paridad, especialmente laboral. Queda mucho por hacer. Ahora mismo estaban pendientes de modificar las subvenciones para que las mujeres pudieran tener más peso como contadoras de historias y creo que, de aquí muchos años, llegaremos al punto en el que la mitad de las historias estarán escritas y dirigidas por hombres y la otra mitad por mujeres de forma orgánica, sin que las instituciones tengan que mediar en ello. Desde luego, tienen mucho que hacer, pero también es un problema de mentalidad de la sociedad y eso es lo más complicado de cambiar. Hay espectadores que siguen diciendo cosas como “es una peli de chicas, con humor de chicas…” Eso no depende tanto de las instituciones, sino de la forma de ver las cosas que tiene la audiencia. En ese terreno se está avanzando mucho, pero todavía falta camino.

¿Y en los concursos, premios, nominaciones, etc.?
A los festivales, en general, les encanta programar proyectos creados por mujeres. ¿Cuál es el problema? Que si menos del 10% de las películas están dirigidas por mujeres, implica que menos del 10% de los proyectos que reciben están dirigidos por mujeres. Es una cuestión de estadística. Hasta que no se igualen las cifras, no se igualará la cuota de películas en los festivales. También es cierto que me he movido mucho por los festivales de webseries donde, por un lado, muchos de ellos están dirigidos por mujeres, y los que están dirigidos por hombres, no han sido machistas. Es un formato que es menos tradicional y la gente que trabaja en ese circuito suele tener una mentalidad muy adaptada a la realidad actual.

Y el público de tus obras, ¿tienes idea si son más mujeres que hombres?
De todo, no hay claramente un sexo interesado por ellos.

¿Cómo crees que será el futuro del sector para las mujeres?
Cada vez más esperanzador. La mujer ha pasado de ser un objeto de deseo, un acompañante de un hombre, etc., a tener voz y personalidad en muchísimos proyectos. Cada vez vemos personajes femeninos más fuertes, con más matices, más humanos. Creo que eso es muy positivo y es una tendencia en alza. Yéndonos a un ejemplo cercano, ‘Las chicas del cable’ muestra una visión de la relación que tenemos las mujeres entre nosotras mucho más realista. Las mujeres no somos enemigas, como se nos ha ido representando muchas veces a lo largo de las series y películas, y es de las pocas series en las que un grupo de mujeres pueden apoyarse sin celos ni envidias. Odio cuando se representa siempre la relación entre mujeres con rivalidad. Cada vez hay mejores personajes femeninos y ahí sí se notará un calado en la mentalidad de la audiencia. Al final, los que contamos historias tenemos mucha responsabilidad en ese sentido.
¿Es el mundo audiovisual machista?
Hay de todo. Hasta ahora, casi siempre he podido elegir con quién trabajaba y he tenido la suerte de no haber compartido equipo de trabajo con gente machista. De hecho, los machismos han estado más relacionados con gente con la que no he trabajado. Por ejemplo, hace poco un actor en una fiesta me dijo “Uy, pues no tienes cara de directora”. Entonces yo le pregunté que qué era tener “cara de directora” y no supo muy bien donde meterse. A toro pasado, creo que para él ese comentario era una especie de piropo, como queriendo decir que no tengo cara de arpía mandona y cabrona, sino de niña agradable. También en una entrevista para un proyecto me preguntaron si pensaba quedarme embarazada, otra vez visitando una localización me preguntó el propietario si no iba a venir el director. Su cara tras escuchar mi “yo soy el Director” fue un poema. También es cierto que soy bajita y delgada, pero Woody Allen también lo es y nadie cuestiona que pueda ser o no un director. Pequeñas situaciones que muestran lo machista que es todavía gran parte de la sociedad que hace esas cosas inconscientemente, pero las hace.

STUDIO SQUINA – Gimena Caram + Sandra Pampin. Joyeras.
Sandra y Gimena son arquitecto y orfebre apasionadas por el diseño que, en 2011 se conocieron en la Escuela de Joyería y Orfebrería de Madrid y tras su formación en 2016 abren su Taller de joyería (STUDIO SQUINA) un taller creativo para trabajar y aprender joyería contemporánea, creativa y de autor.

Como me cuentan “Lo que nos ha llevado hasta aquí es el trabajo, la constancia, la terquedad, emprender no es solo ideas, sino muchas horas de trabajo y reflexión para conducir y reconducir lo que inicialmente imaginaste como proyecto”.

¿ Cómo veis la situación de la mujer en el mundo artístico?
Creemos que en este momento el protagonismo de la mujer cada día está más presente en todos los ámbitos y quizás mucho más en el artístico; todavía hay mucho por hacer y muchas cosas por conseguir para normalizar las diferencias a salvar en este tema de género. El oficio de joyero ha sido históricamente un trabajo de hombres, esto ha cambiado mucho y hoy en día es la mujer la que desarrolla principalmente este oficio, el equipo y las personas que mayoritariamente participan en nuestro taller son mujeres. La mujer ocupa hoy en día un lugar singular en el desarrollo de la joyería y muy especialmente de la joyería contemporánea.

¿ Crees que es más difícil hacer carrera dentro de tu especialidad siendo mujer?
No, realmente creo que incluso es un valor.

¿ Has vivido situaciones de discriminación con respecto de compañeros masculinos por el hecho de ser mujer?
No, personalmente ninguna de las dos nos hemos sentido discriminadas por el hecho de ser mujeres.

A nivel institucional, ¿encuentras diferencias entre el “apoyo” a proyectos realizados por hombres con respecto de los realizados por mujeres?
No, ninguno.

¿ Y en los concursos, premios, nominaciones, etc.?
Tampoco, suelen ser anónimos y es totalmente indiferente el género, incluso podría decir que los últimos concursos han sido ganados por mujeres.

Y el público de tus obras, ¿tienes idea si son más mujeres que hombres?
En general el público interesado en joyería suele ser femenino, aunque cada vez más hombres se animan a usar el joyería además el típico anillo de casado que ya casi esta es desuso, se animan con diseños más audaces y de diferentes materiales

¿Cómo crees que será el futuro del sector para las mujeres?
Perfecto!! La mujer está tomando mucha relevancia en este campo.

Isabel Caballero. Actriz, directora y docente.

Se formó como actriz en Londres y en distintas compañías realizando giras por todo el Reino Unido. En el 2008 crea Francachela Teatro con la intención de explorar nuevas dramaturgias en espacios no convencionales con la que ha estrenado múltiples obras. Es co-directora artística del Festival Cabanyal Íntim que desde el 2011 acerca las artes escénicas al interior de los hogares del barrio del Cabanyal (Valencia), da clases en distintas escuelas de interpretación y actualmente coordina e imparte clases en el taller laboratorio de creación escénica en el Teatro El Musical, impartido íntegramente por mujeres. Actualmente está preparando la octava edición del Festival Cabanyal Intim dedicada a la memoria en todas sus vertientes.

¿ Cómo veis la situación de la mujer en el mundo artístico?
La situación de la mujer en el mundo artístico, desde hace muchísimo tiempo y en la actualidad sigue ocurriendo, ha sido ninguneada, denostada, como todas sabemos, casi siempre son os hombres los que firman los proyectos y asistes a una mesa de debate y todos son hombres, cosa que ya estoy denunciando hace tiempo, pero en la Comunidad valenciana con el cambio de gobierno, sí estamos percibiendo cierto apoyo al trabajo creativo de las mujeres, por ejemplo ha salido una beca para mujeres dramaturgas exclusivamente. Sí que hay un poco más de conciencia y apoyo entre las mujeres, más interés y sí que se está intentando cambiar denunciando ciertas actitudes y roles y nos sirve para estar un poco más alerta. Por ejemplo creo que el mundo teatral no es explícitamente machista pero sí en la creación de personajes femeninos observo como se perpetúan roles de mujer tonta, preocupada por comprarse unos zapatos y eso sí me molesta.

¿ Crees que es más difícil hacer carrera dentro de tu especialidad siendo mujer?
Sí creo que es más difícil hacer carrera siendo mujer, simplemente hay que mirar las cifras y ver cuantos hombres consiguen reconocimiento y compararlos con las pocas mujeres que lo consiguen. En mi caso ocurre que codirijo con Jacobo y las cartas del banco por ejemplo llegan a su nombre, cosas que no te explicas.

A nivel institucional, ¿encuentras diferencias entre el “apoyo” a proyectos realizados por hombres con respecto de los realizados por mujeres?
Como he dicho antes, aquí sí se está comenzando a tener cierta sensibilidad y se está apoyando el trabajo creativo de la mujer.

Y el público de tus obras, ¿tienes idea si son más mujeres que hombres?
Ni idea de si el público de mis obras son más hombres o mujeres, no lo sé, quizás sí somos más mujeres las que vamos al teatro, no tengo la cifra.

¿Cómo crees que será el futuro del sector para las mujeres?
Pues creo que si seguimos como hasta ahora, será un poco mejor, porque sí que se está creando conciencia y apoyo, y sobre todo nosotras mismas nos estamos apoyando más, haciéndonos visibles, trabajando conjuntamente sin hundirnos unas otras, sino apoyándonos y yendo hacia delante juntas.
Por último te diría que como mujeres debemos ser muy conscientes de todo lo que hemos estado aceptando durante tanto tiempo, casi sin darnos cuenta, el rol que percibimos en publicidad, cine, teatro y denunciar si no hay presencia de mujeres en un debate, etc., buscar que al menos haya paridad en los proyectos. Ser conscientes de esto y sobre todo apoyarnos entre nosotras.

 

Imágenes cedidas por:
Studio Squina: Sandra Pampin, Risset Yangüez
Isabel Caballero: Eva Oz y Eva Ripoll.

GuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *