Las mascotas y la salud de los más pequeños

Por: Verónica Álvarez Gonzalo

Cuando esperamos la llegada de un nuevo miembro de la familia, son numerosas las cuestiones que nos surgen en torno a tal evento. ¿Estará mi bebé bien? , ¿Tendré todo preparado?

Que todo esté perfectamente limpio y organizado es una cuestión que no se les escapan a ningunos padres primerizos, no en vano, aún hoy en día se encuentran con comentarios en su entorno a cerca del destino de su mascota cuando el nuevo miembro “humano” de la familia nazca.

 

Convivir con perros y gatos mejora el sistema inmune de los más pequeños.

Son numerosos los artículos que encontramos en la literatura más reciente a cerca de los beneficios para los adultos que aportan los animales. La convivencia con un perro mejora la salud cardiovascular en pacientes con patologías afines, ayuda a paliar y evitar la depresión en nuestra población más longeva, y así en un largo etcétera. Sin embargo, cuando nos referimos a la salud de los más pequeños, en especial a la de los recién nacidos y bebés, las ventajas parecen no estar tan asumidas en nuestro contexto social.

Un estudio llevado a cabo por investigadores finlandeses publicado en 2012 por la prestigiosa revista Pediatrics, analizó a 397 niños menores de un año, arrojando resultados protectores para la salud de los más pequeños cuando éstos convivían con perros y gatos. Enfermaron menos y contrajeron menos infecciones que aquellos que no convivían con ningún animal.

Todo parece indicar que un entorno máximamente esterilizado, en contra de la creencia de la mejora de la salud global, favorece la aparición de infecciones tales como la otitis, entre otras.

Los animales de compañía enriquecen el entorno bacteriológico de los más pequeños ayudando a fortalecer su sistema inmunológico.

Menos otitis, menos infección.

Según la guía ABE, infecciones en pediatría, publicada por el Hospital 12 de Octubre, en torno al 50 por ciento de los menores de tres años han experimentado en alguna ocasión Otitis. Sin embargo, aquellos que conviven con canes y felinos no sólo vieron reducida su incidencia en infecciones del oído en aproximadamente un 44 por ciento, sino que, a su vez, los problemas y patologías respiratorias, no alérgicas, decrecieron con respecto a aquellos que no poseìan tales animales de compañía.

¿Cómo se crea la protección frente a las infecciones?

Los compañeros peludos de juegos de los más pequeños salen a la calle e interaccionan con el mundo de microorganismos del exterior, a su vuelta a casa, las relaciones con los más pequeños hacen que sus defensas se desarrollen ante estas bacterias y agentes extraños, viéndose de este modo, su sistema protector inmunológico reforzado.

Por lo tanto, nuestro pequeño amigo de cuatro patas, no sólo no supone un problema para la salud de nuestros pequeños, sino que, además, la fortalece.

 

Fotografía: Verónica Álvarez Gonzalo. (Psicóloga y Fisioterapeuta)

 

GuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *