Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus

Por Verónica Álvarez.

“Hola Verónica, vamos a hacer el próximo número de la revista centrándonos en la mujer. Mira, he pesado que quizá la sección de Salud podría ir sobre cómo las mujeres actuamos desde el corazón y los hombres no, porque en realidad somos muy diferentes, ¿qué te parece?”

“Hola Pilar, fenomenal, un tema muy interesante, pero ¿y si buscamos cómo es el razonamiento masculino y femenino y vemos a ver si es diferente o no? ¿qué te parece?”

Cuando leí el whatsapp de Pilar, directora de esta revista, me pregunté si era verdad eso de que las mujeres somos más sentimentales, de que los hombres son más racionales y de esa serie de frases y dichos que repetimos casi sin darnos cuenta.

Pues aquí estamos, con el eterno debate de que los hombres y mujeres somos muy diferentes, cazadores y recolectoras, de marte y de venus, de pensamiento lógico y de pensamiento abstracto… así es, ¿no?. Pues parece que la ciencia nos dice que efectivamente…. ¡NO!

NO SOMOS TAN DIFERENTES

Los estudios llevados a cabo durante el siglo XIX revelaban que siguiendo una perspectiva puramente evolucionista, todo parecía indicar que la mujeres eran física e intelectualmente inferiores a los hombres. Dicha explicación darwiniana venía determinada en mayor parte por el hecho de que las féminas no participaban en las guerras ni en las competiciones y al dedicarse al cuidado de los hijos y del hogar, la propia selección natural había producido que en su propia evolución el género femenino se habría ido desarrollando hacia tales actividades en detrimento de aquellas de fuerza y desarrollo intelectual. Aquellas ideas iniciales cayeron por su propio peso, pero suponen un claro ejemplo de cómo asumimos e integramos teorías como dogmas en nuestras creencias.

Janet Hyde, en 2005 publicó un minucioso y exhaustivo estudio englobando 46 metaanálisis que analizaron las diferencias psicológicas entre mujeres y hombres.

“The Gender Similarities Hyphotesis” supone hasta la fecha uno de los estudios más completos sobre las similitudes entre las cualidades psicológicas inter género en nuestra especie.

Pues bien, dicha autora encontró que las diferencias entre la mayoría de las características psicológicas entre hombres y mujeres es cercana a 0. Es decir, no hay diferencias significativas. Hyde y sus colegas encontraron leves desemejanzas en cálculo en educación primaria, donde las niñas puntuaban ligeramente más alto, pero éstas desaparecían en educación secundaria. No se encontraron por tanto disimilitudes significativas en procesamiento, pensamiento etc. Las mayores diferencias aparecieron en agresividad y aspectos motores como el comportamiento sexual.

En conclusión, este análisis y revisión pormenorizado, nos muestra que existe una mayor diferencia intragrupo que intergrupo, es decir, hay mayor diversidad entre sujetos, aunque sean del mismo género que entre géneros.

Desde que Gray en 1992 acuñara su famosa frase “Los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus” son muchas las aportaciones que ciencia y sociedad aportan refutando dicho pensamiento. Quizá ya sea hora de parar de afianzar estereotipos erróneos que acaban por poner barreras y techos de cristal tanto en el trabajo, como en otras facetas de la vida, relaciones, conflictos y comunicación y utilizar la ciencia para explorar ese enorme campo que es el conocimiento sin las ataduras de las creencias estereotipadas.

 

GuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *