Francisco Heredia o la transparencia

Por Antonio Terán.

Es un ingeniero que pinta acuarelas. Un Informático que convierte pigmentos y agua en obras delicadas y poéticas, algo que parece incompatible, conociendo su faceta profesional, tan tecnológica. Es el volar ligero de la imaginación hídrica.

Semblante de acuarela, diría yo que tiene Heredia. Mirada transparente. Sosiego, Orden.

Mi interés por las Bellas Artes nace por mi padre. Pero me considero autodidacta…Mira, la curiosidad lo es todo y yo siempre he sido muy curioso, especialmente en aquellas cosas que implican manualidad…

-Todos los términos artísticos, son un contrapunto de una vida “demasiado tecnológica”.

Francisco rememora la cantidad de veces la acuarela le defraudó. En un momento determinado, llegó a la feliz conclusión de que en arte tan evanescente, los materiales han de ser de calidad. Me reconoce con sencillez, que las cosas le salían mal porque no utilizaba ni buenos pigmentos ni buen papel.

El papel. Que bello soporte y que mal tratado muchas veces. Delicado, suave o verjurado, granuloso o satinado el papel es una herramienta inherente al ser humano, En papel escribimos poemas desesperanzados o chuscos, en el papel garabateamos monigotes o dibujamos corazones aflechados para nuestra amada juvenil. Atreverse con el papel tiene sus riesgos…muchas veces nuestros más desesperados o abyectos pensamientos, fijos sobre un papel y abandonados por vergüenza u olvido, reaparecen inopinadamente, dándonos visiones de nosotros mismos que nos atenazan o nos recuerdan.

Francisco dice:

Rueda de Carro. Acuarela sobre papel Sennelier

-Sí, reconozco que el óleo es el rey. Que en la acuarela hemos de contar con un elemento difícil como es el blanco del mismo papel y el movimiento errático del agua…aun así, disfruto más con la acuarela.

-Disfruto de su inmediatez. Una acuarela ha de estar terminada entre dos horas y dos días, para ser “atractiva”. El óleo te produce una presión mental por finalizar la obra que te hace perder frescura.

Heredia se considera un “imaginativo realista”, clasificación perfectamente entendible, especialmente cuando le conoces. Y conoces su obra, naturalmente. Gustos.

-Me gusta Fortuny, sobre todo sus obras marroquíes. Me gusta Sorolla…y Sargent. Y no me gusta Turner. Me gustan, pero no considero que me hayan influido.

– Ten en cuenta que yo no he recibido clases de acuarela. Di una “Master Class” con el que considero el mejor acuarelista que hay ahora en España: Pablo Rubén López Sanz. Un sábado y un domingo.

Francisco es un “Homo faber” que se activa con el auto-conocimiento. Heredó de su padre la curiosidad por todo…joyería, miniaturas, aeromodelismo… Y con cierta nostalgia-por aun no cumplido- tiene ahí pendiente el escribir.

Entresaca en Navafría. Acuarela sobre papel Sennelier

-Nunca estoy conforme con lo que hago. Y lo tengo siempre presente, pues nunca tiro nada. También es verdad que no soy objetivo y no tengo críticos veraces. Pero si soy consciente de mis capacidades y soy consciente de mi evolución.

A este respecto le pregunto a Francisco por la demostración de su obra: las exposiciones.

-No he hecho muchas exposiciones. Y reconozco que en ellas, los colegas te hacen muchos comentarios muy interesantes, eso sobre todo. Cuando era joven pintaba para mí. Ahora pinto para enseñar la obra.

Francisco Heredia-también- es un consolidado retratista de encargo, arte tan antiguo como la pintura misma. A sus espaldas hay más de 150 retratos.

A punto de cerrar. Oporto Acuarela sobre papel Sennelier

-Es muy diferente el encargo, el retrato, que la obra de mi imaginación. Yo antes de pintar, tengo que ponerme en situación y el retrato necesitan más tiempo de concienciación…He de absorber el personaje. Sus imperfecciones…son muy importantes. Como en los amigos.

Entramos en una conversación, en la cual, la transparencia intrínseca de Francisco, se hace compleja. Y me comenta acerca del efecto especular indeseado que el retrato produce en el retratado y me comenta que para saber si un retrato está bien hecho, no debe ser enseñado al retratado, hasta su finalización. El juicio lo han de realizar los allegados.

Borges comenta en su Paradiso, XXXI, 108 (El Hacedor):

“Los hombres han perdido una cara, una cara irrecuperable, y todos querían ser aquel peregrino (soñado en el empíreo, bajo la Rosa) que en Roma ve el sudario de la Verónica y murmura con fe: Jesucristo, Dios mío, Dios verdadero, ¿así era, pues, tu cara?”

Trabajo intenso retratar el alma que anima un rostro y que Francisco busca en su abstracción de retratista.

Bosque de Sherwood Acuarela sobre papel Guarro

En su búsqueda artística, Francisco Heredia, un autodidacta irredento, da clases de acuarela.

-Todo en la vida son retos. Y dar clase es retar tu capacidad de transmitir. No intento que pinten como yo, lo que quiero que hagan mis alumnos es que desarrollen su personalidad y para ello les saco de su zona de confort. Preparo mucho mis clases, aporto mucho, muchísimo material…pero recibo mucho de mis alumnos. Estoy encantado con ellos. Soy crítico con ellos, pero detectan inmediatamente mi buena intención.

Heredia transparenta su mente al hablar de sus proyectos.

-Trabajar al aire libre es muy exigente. Los colores van cambiando a gran velocidad…necesitas plasmar de forma casi inmediata. Pues bien, yo quiero potenciar mi trabajo a “plein air”. Quiero insistir en la técnica del “húmedo sobre húmedo”…donde el agua es tu dueña, incontrolable. Quiero que la parte que aporta el agua a mi obra cobre más protagonismo que la parte racional que yo aporto. Y quiero pintar acuarela de gran formato.

Junto con su gusto por la ilustración de libros (ya saben con quién contar los escritores) y una exposición monográfica de la Sierra Norte, Francisco ocupa su transparente mundo acuoso con retos encadenados.

Transparente, de mirada transparente, como el agua enloquecida a la que quiere domeñar, así es el acuarelista. Así es Francisco Heredia.

 

 

 

 

 

 

 

 

GuardarGuardarGuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *