Bienvenidos a la Fiesta del vino

Por Rebeca Diaz.

El  X aniversario de la Feria del Vino del Molar, celebrado el fin de semana del 6 octubre, fue un auténtico homenaje a la tradición vinícola de estas tierras. Durante los tres días de celebración, vecinos del Molar, gentes de toda la región e incluso algún que otro visitante extranjero, disfrutaron de una fiesta de color granate, con aroma fresco de la Sierra y gusto a la mejor gastronomía de leña.

Fue en el año 2008 cuando un grupo de hosteleros, fundaron la asociación ASECUM, con el objetivo de dar a conocer “el tesoro que se esconde en las faldas del cerro”. Así hace diez años decidieron crear con mucho trabajo e ilusión, la primera Feria del Vino del Molar. En efecto el vino elaborado de manera tradicional, en tinajas de barro, al natural, es el gran protagonista de estas jornadas. Durante los tres días de feria, son múltiples las actividades que se ofrecen, para conocer un poquito más de cerca la cultura vinícola. Desde la pisada de la uva, donde pueden participar tanto adultos como niños, hasta catas de vinos, mercadillos, mesas redondas, o conciertos en directo. Una de las actividades que se realizan con mayor ilusión, según cuentan sus promotores “es la excursión de la vendimia, en la que invitamos a los colegios del pueblo a conocer la historia de las bodegas y el proceso de la elaboración artesanal del vino”.

Buen vino y buena mesa

Las faldas del cerro de La Torreta, donde se ha desarrollado la gran zona de bodegas abierta al público, es el lugar donde se realizan principalmente todas las actividades. Estos días, las bodegas “salen” a la calle en casetas donde el más mínimo detalle decorativo es tenido en cuenta. Estos días los bodegeros y bodegeras se visten con los trajes típicos y la música tradicional recorre cada rincón. Las luces tenues al caer la noche, el olor a vino y leña, crean un ambiente distendido y acogedor.

Los visitantes pueden degustar los matices de los diferentes vinos producidos en el municipio, junto con una tapa de la mejor gastronomía por sólo un euro con cincuenta. Muy recomendable el pisto hecho a fuego lento y presentado en una cazuelita de barro con huevo, las brochetas de cordero, o la carne a la parrilla marca de la casa.

El día de Reyes

La cordialidad y amistad que existe entre los promotores de la Feria, es sin duda una de las bases del éxito. Si bien desde hace dos años cuentan con el apoyo del ayuntamiento, anteriormente fueron los propios hosteleros los que con mucho trabajo y cariño la sacaron adelante. La familia de las Bodegas de La Torreta, siempre tuvieron el objetivo común de dar a conocer la cultura del vino del municipio, preservando una tradición de valor incalculable.

Charlar con ellos, te permite descubrir el orgullo con la que preparan estas jornadas y cómo se involucran en sus negocios.  Paco el Espada (cuya bodega lleva el mismo nombre) relata cómo “con algunos clientes pude celebrar el nacimiento de mi hija, y todavía siguen viniendo”. Es precisamente la madre de Paco, la encargada de elaborar las rosquillas de vino en el acto de clausura de la feria.

Para David de la Cueva del Lobo, la Feria del Vino es “como el día de Reyes”. Este hostelero de vocación, cuenta cómo en todos sus viajes anda buscando algo con lo que decorar la bodega, mientras te enseña los manteles de seda traídos de la India que cubren las mesas. Los hermanos Ismael y Toñete de El Matador, continúan “con mucha ilusión y trabajo bien hecho” la bodega que un día abrió su padre y de la que son dignos herederos. Y cómo no mencionar La Cueva de Krusty, que toma el nombre del divertido apodo de su dueño Albano.  “El vino del Molar es único” nos cuenta, al igual que única y original su bodega.

Todos ellos hacen de la Feria del Vino del Molar una fecha que cada año cuenta con más afluencia de público. En la que tanto pequeños como mayores pueden disfrutar. Una feria que reivindica la gran y diversa oferta cultural que existe en todos los pueblos de la Sierra Norte. Donde no pasa desapercibido la calidad del producto, el respeto a la tradición, y el buen hacer de todos los que colaboran en ella.

Sean bienvenidos a la fiesta del vino, seguro que repiten.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *