El Matador

Por María Isabel Jareño.

Decía Plutarco que “el vino es la vida y como la vida, merece un esfuerzo”

Una de los principales atractivos de El Molar son sus famosas Cuevas del Vino, unas cuevas de origen árabe que hoy se han convertido en más de dos centenares de bodegas en las faldas de los cerros de sus montañas. Algunas de ellas, son además magníficos restaurantes que se han convertido en seña de identidad de esta localidad de la sierra norte, como el Matadador, que hoy queremos destacar.
Antonio Valdeabero, más conocido como Antoñito El Matador, decidió a finales de los 60 comprar una cuba en venta y recuerda con gran cariño como el coste de la misma ascendía……

Maribel – Buenos días Toñete, hace ya unos años que tú y tus hermanos os hicisteis cargo del negocio. ¿Qué cambios habéis realizado desde entonces?
Toñete – Bueno, pues nosotros nos pusimos en marcha hará casi 15 años y desde entonces lo que hemos hecho es ir acondicionando el entorno, todo lo que es el conjunto de las cuevas que tenemos, rehabilitando pequeños espacios, dando servicio a zonas que teníamos paralizadas, creando nuevos ambientes. Además, hemos puesto en marcha nuevos planes donde desarrollar nuestros productos y un buen servicio al cliente.
Maribel – ¿Cuál es el carácter y el encanto que puede ofrecer la bodega que regentáis en particular?.
Toñete – El conjunto de bodegas que nosotros regentamos realmente es un tema histórico patrimonial de la Comunidad de Madrid ya que realmente hay pocos sitios dentro de la comunidad que reúnan estos requisitos, ya que son verdaderas joyas de la antigüedad.
Nosotros simple y llanamente lo que hemos hecho es recoger esos entornos antiguos que ya se utilizaron hace 1000 años desde la época de los árabes, rehabilitarlos y darle un conocimiento a todo visitante de Madrid, alrededores y distintas zonas de España, que es básicamente nuestra clientela y poner en auge lo que son las cuevas del Molar ya que hasta entonces éramos totalmente desconocidos.
Maribel – ¿Estando cada vez más de moda el turismo enológico ¿contáis con algún tipo de plan de desarrollo de las bodegas?
Toñete – Nosotros aquí hemos ido haciendo adaptaciones en el conjunto y todo lo que es el recorrido de las cuevas que tenemos y hemos desarrollado visitas guiadas, acercando a nuestros clientes todo lo que es el mundo del vino. También por otro lado vamos avanzando en la producción de nuestro vino, El Payador, que llevamos haciendo con mis padres y la familia hace ya casi 40 años. En estos últimos cinco o seis años hemos prestado una mayor atención, hemos ido legalizando las bodegas, poniendo todo esto en orden y ahora realmente estamos empezando a despegar haciendo una labor cada vez más importante, en todo lo que esté enfocado con el turismo enológico.
Maribel – ¿Tenéis apoyo de las instituciones a la promoción de los vinos de la D.O. de Madrid? ¿Algún tipo de tours desde la ciudad? ¿Os ayudan de alguna forma?
Toñete – No existen todavía esas conexiones, pero bueno, ahora se están desarrollando lo que es la D.O. de vinos del Jarama cuyo proyecto ya parece que está aprobado y entonces esperamos que con tiempo y en un futuro cercano las autoridades competentes vayan viendo poco a poco el potencial que tiene aquí este entorno de las cuevas de El Molar y puedan facilitar y acercar al cliente, venga de donde venga, para que sepan que aquí tenemos un sitio genuino y con unas variedades autóctonas en la zona y un lugar que no se encuentra hoy en otros sitios.
Maribel – ¿Hacéis actividades enoturísticas?
Toñete – Si claro, realizamos visitas guiadas por el recorrido de nuestras cuevas enseñando al cliente el origen de estos sitios, los lagares; como se ha hecho aquí desde siempre el vino de forma tradicionalmente, lo que son los accesorios, las tinajas. Los conceptos relacionados con el vino y aparte de eso siempre contamos con el apoyo de algún profesional, enólogo, alguien dedicado al mundo del vino, para realizar catas de vino, catas sensoriales etc.
Ismael – También hacemos visitas temáticas y visitas infantiles, ya que los colegios cuando se acerca la feria del vino, vienen y se les da una explicación de que era ésto, el lagar, como se producía el vino, fermentación etc.
Maribel – ¿Qué distintos tipos de visitantes tenéis?
Toñete – Nosotros la verdad que en este negocio, desde que se abrió, ya en el año 79, ha ido recibiendo diferentes impases de clientela. Siempre muy enfocado al cliente de fin de semana, que es el que seguimos teniendo actualmente.
Lo que pasa, que con el tiempo y a lo largo de los años, el boca a boca principalmente de nuestros conocidos de Madrid, han sido la herramienta publicitaria y de promoción que ha ido generando que haya venido gente a visitarnos tanto a nivel nacional, como de todas las partes del mundo. Posicionando así las bodegas del Molar en un buen lugar.
Maribel – ¿Notáis interés por parte de gente joven por el mundo del vino?
Toñete – Sí, claro. La gente joven cada vez más, va dedicando su tiempo y su economía, por así decirlo, a la gastronomía, a todo lo que esté relacionado con el vino y de ahí que se va viendo una evolución bastante importante, en cuanto al desarrollo de la cultura y la formación. Ya que actualmente el sector servicios y de hostelería es un potencial que tenemos en este país para fomentar empleo. Y esto es lo que necesitamos.
Maribel – ¿Los turistas que os visitan, sean nacionales o extranjeros ¿suelen repetir?
Ismael – Si, nosotros nos encargamos con un buen servicio de fidelizar al cliente y luego estos hablan a sus amistades y genera que todos ellos vuelvan.
Toñete – A nosotros nos gusta jugar con el factor sorpresa, ya que poca gente imagina que se va a encontrar con esto que tiene un valor increíble, en la zona Norte de Madrid.
Ismael – Aunque el cliente no ha cambiado mucho en este periodo, si hemos notado que la gente sabe a dónde va y a lo que va. Aparte de cumplir el sitio y estar tan cerca de Madrid, intentamos cumplir con otros requisitos gastronómicos. Cuidando los detalles, seleccionando el producto y trabajando a fondo todos estos factores conseguimos que los clientes se vayan satisfechos y hablen bien del lugar.
Toñete – Si es verdad que hoy en día se nota que la gente cuando sale de su casa y tiene un dinerillo para gastar en comer, pues sabe elegir muy bien donde va a ir a pasar su rato de ocio y donde va a invertir su dinero.
De ahí que hemos notado que hemos fidelizado mucho a nuestra clientela de un tiempo a esta parte. ¿Cuál es la estrategia que aquí siempre hemos utilizado? Siempre intentamos facilitar en lo posible a nuestros clientes una media de constancia y ocupación en nuestros lugares.
Aunque en España ya hemos pasado alguna que otra crisis y esta última ha sido más importante. Lo que siempre hemos hecho es hacer de nuestra carta y de nuestros productos un negocio bisagra. Es decir… Este es un lugar que igual puedes venir hoy y gastarte 15 o 20 euros en comer, picotear. Como te puedes gastar 30, 50 o 60 por persona. Hay una gran flexibilidad y esto nos ha ayudado siempre mucho para que volvieran a visitarnos y no olvidarse de nosotros, ya que siempre están las puertas abiertas para ellos.
Maribel – ¿Vendéis productos propios en la bodega?
Toñete – Sí. Hemos puesto mucho énfasis en la elaboración de nuestro vino “El Payador” mejorando poco a poco en los procesos hablando de vinos, totalmente naturales con un proceso de elaboración diferente, tradicional; y por ello en un recorrido de la cueva tenemos un espacio que se llama “Productos El Payador” dedicado precisamente a esto.
Ahí tenemos como un pequeño stand donde sobre todo en los meses de invierno, sábados y domingos al medio día, acercamos al cliente los productos que aquí en nuestra bodega tenemos.
De ese modo si les gusta algo de lo que está probando, ya sea el tomate, queso, nuestra cecina de buey, sea nuestro vino o nuestra miel, que también es de elaboración propia por parte de la familia de mi pareja. T pueden comprarloenemos una pequeña cantidad de colmenas de abejas y de ahí también extraemos la miel. Y nuestros deliciosos postres.
Maribel – ¿Qué es lo que más se vende?
Ismael – El vino. Es el potencial y el que a nosotros más nos identifica.
Maribel – ¿Notáis que se incrementan las ventas cada año?
Toñete – Si, la venta del vino. Pues vamos mejorando la calidad, el proceso del trabajo, la limpieza, todo lo que conlleva la presentación del producto también y notamos un buen incremento en las ventas.
Nosotros de momento no comercializamos nuestro vino, pero todo el que quiera, puede pasar por nuestro establecimiento, probarlo y adquirirlo.
Maribel – ¿Cómo veis el panorama de los vinos de Madrid?
Toñete – Ya sea el vino o cualquier producto de Madrid que consiga llegar a hacer D.O. sobre la procedencia de los productos que estén dentro de Madrid, tiene un futuro aquí.
¿Pero estrella? El vino es la estrella suprema. Creo que es un camino que tenemos por delante muy prometedor, interesante e importante. Y lo que tiene que hacer la Comunidad de Madrid es posicionar cada día mejor sus productos entre ellos el vino que tiene un potencial increíble ya que es de lo que más mueve el turismo a nivel Nacional ahora mismo.
Creemos que está siendo la base exponencial, una base que arranca con un futuro prometedor. De ahí que estamos todos subidos al carro, todos estos pueblos de alrededor que se están acogiendo a la D.O. de Vinos del Jarama, esperamos que haya una explosión, no sabemos el tiempo y los contratiempos que pueda ir habiendo, pero esperamos y deseamos que, en unos años los vinos de Madrid estén situados a nivel Nacional, como Internacional, con mucho potencial.
Maribel – A parte de la bodega El Matador, también tenéis la Taberna Marinera. Hablarme un poco de ella.
Ismael – Efectivamente. LaTaberna Marinera necesitaba ponerse al día en reforma, organización, muchas cosas.
Inicialmente fue un Pub, un bar de copas y posteriormente estuvo algo más de dos años cerrada. Y luego ya, aprovechamos para hacer una buena mejora de los sitios, con una cámara y condiciones que nos dio capacidad y expansión.
Allí posicionamos el pescado y el marisco, que era un riesgo aquí en esta zona. Pero nos basamos en nuestra especialidad que es la parrilla con su carbón vegetal y todo hecho a la brasa, entonces hemos ido evolucionando con nuestro pescado que es todo pescado salvaje, hecho de una forma natural donde se ve la calidad del producto, ya que la parrilla no esconde sabores.
Toñete – De esta forma pudimos ir redondeando nuestras cartas ofreciendo la más variada oferta tanto en carne, como en pescado y verduras de temporada y de esta zona que también es en otra de las cosas en las que estamos trabajando cada día más y donde vemos que hay un buen futuro sin perder nuestra línea tradicional que es la elaboración en parrillas.
Tras un buen rato charlando con nuestros nuevos amigos, procedemos a hacer el recorrido por las cuevas con Ismael disfrutando de esa agradable y natural frescura que nos envuelve.
Nos muestra las mejoras realizadas y terminamos el recorrido en la Taberna Marinera. Otro lugar mágico donde los buenos ratos y el buen comer están igualmente asegurados.
Lugares con encanto escondidos en la sierra que nadie debería perderse. Espero que después de leer estas líneas, al menos la curiosidad les mueva a acercarse al Matador o su Taberna Marinera, donde la velada ya sea por su vino o su gastronomía estarán siempre acompañadas del buen trato y el cariño de sus propietarios, gente amable y sencilla con los que ha sido un placer pasar estas horas.
Y termino este reportaje con la famosa frase de Charles Baudelaire.
“Existe en la esfera terrestre un gentío innumerable e innominado cuyo sueño no podría dormir los pesares. El vino escribe para ellos, cantos y poemas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *