El cerebro en plena forma

Por Anna Almazán

La lectura, las matemáticas, hacer crucigramas o sudocus es como llevar a nuestro cerebro al gimnasio, sin embargo tenemos que darle de comer aquello que más le favorezca, de ese modo nuestras capacidades cognitivas aumentarán considerablemente.

Y, ¿Cuáles son los alimentos favoritos de nuestro cerebro?

2Los ácidos Omega 3. Los encontramos sobretodo en los pescados azules y en las semillas de lino. Los pescados azules son aquellos pescados grasos como el salmón, la sardina, caballa… lo distinguimos a simple vista fijándonos en la cola. Si tiene forma de V es azul, si la cola es plana o redondeada es pescado blanco, así de fácil.

Frutos secos, sobretodo nueces, almendras y avellanas. Protegen al cerebro y ayudan a preservar la memoria por su alto contenido en vitamina E. Un estudio publicado en “New England Journal of Medicine” dice que la vitamina E puede retardar el avance de la enfermedad de Alzheimer y mejora considerablemente la actividad neuronal.

El aceite de oliva. Nuestro querido aceite de oliva, oro líquido, base de la dieta mediterránea es otro de los alimentos estrella para el cerebro. Mejora la memoria verbal, es decir la capacidad de recordar palabras o aquello que nos cuentan de formal oral.

Frutos rojos como fresas, cerezas arándanos y otros frutos del bosque. Estos nos ayudan a mantener la agudeza mental y disminuir la pérdida de memoria, además, sus compuestos antiinflamatorios y antioxidantes pueden ¡retrasar unos dos años y medio el deterioro cognitivo!
Presta una atención especial a los arándanos si estudias o preparas oposiciones. Aumentan la atención y fijan la memoria, su ingesta habitual ayuda a frenar la pérdida de memoria. Propician la concentración durante varias horas, así que ponte un platito con ellas junto a los apuntes y ve picoteando.

7Alimentos integrales, arroz, avena, cebada. Contienen una gran cantidad de ácido fólico y vitamina B6, ambas sustancias son muy importates para el correcto desarrollo del cerebro y actúan como grandes estimulantes. Además, al ser ricos en fibra ayudan a que los alimentos se absorban lentamente y el cerebro reciba la cantidad adecuada de glucosa.

5Yema de huevo. La yema de huevo contiene colina que es un nutriente que forma parte de las vitaminas del grupo B que fortalece la conexión nerviosa de las neuronas. La ingesta de colina puede mejorar el rendimiento cognitivo y proteger contra la pérdida de memoria.

Semillas de sésamo. Maravillosas semillas, ricas en aminoácidos y en triptófano, un precursor de las hormonas serotonina y melatonina, además de ser una gran fuente de fitoesteroles. La serotonina es conocida, además como la hormona de la felicidad porque contribuye al bienestar y al buen humor.

Manzana. Una investigación realizada en la universidad de Massachussets indica que el consumo de jugo de manzana aumenta la producción de acetilcolina que es un neurotransmisor que mejora la memoria y ayuda en la transmisión de los mensajes a otras células. Esta comunicación es importantísima para prevenir la enfermedad de Alzheimer.

12Verduras de hoja verde. Un estudio de una universidad de Chicago ha demostrado que comer 3 porciones estas verduras de hoja verde al día puede retrasar el deterioro mental en un 40% y preservar la agudeza mental. También descubrió que las personas de mayor edad que comen al menos dos porciones al día ralentizan el deterioro cognitivo.

11Chocolate negro. Rico! Cuanto más negro, más sano, más triptófano aporta y menos engorda porque tiene menos grasa. En la escuela de medicina de Harvard se hizo un estudio en el que se daban dos tazas de chocolate caliente al día durante un mes y comprobaron que aquellas per
sonas que lo hicieron mejoraban considerablemente la puntuación en test cognitivos. Esto es porque aumenta el flujo de sangre que lleva al cerebro. Además estimula la producción de endorfinas, que mejoran el ánimo y, por su contenido en teobromina (una sustancia parecida a la cafeína) ayuda a la concentración.

Si, además queremos despertar nuestro buen humor y regular el equilibrio entre sueño y vigilia, buscaremos alimentos ricos en triptófano, como acabamos de ver con el chocolate, que ayuda a nuestro organismo a sintetizar serotonina, la “hormona de la felicidad” y melatonina que nos ayudará a dormir y descansar mejor.

Está demostrado científicamente que la serotonina y las endorfinas generan sensaciones de felicidad, bienestar y sueño reparador y, además, actúan como analgésicos naturales.
Nuestro cuerpo produce serotonina y endorfinas por sí mismo pero, a través de los alimentos estimulamos su producción.

1Entonces, además de los alimentos anteriormente descritos, si damos preferencia, entre las verduras de hoja verde, a berros, rúcula y espinacas aumentamos la producción de serotonina. También con los cereales integrales, las legumbres, en especial lentejas, garbanzos guisantes y habas, todo tipo de frutos secos, semillas de sésamo y girasol (las pipas de toda la vida, eso sí, en crudo, no tostadas) y frutas como plátano, fresas, aguacate, papaya, mango, naranja, pomelo, melocotón, uva y manzana nuestro cerebro estará contento y activo.

foto annaExisten suplementos de triptófano, el más efectivo es el L-5-Hidroxitriptófano, llamado 5HTP pero ¡Atención! Suplementarse con ello tiene contraindicaciones, no debes tomarlo en el embarazo, ni si tienes problemas de hígado o riñón y no deben tomarlo las personas que toman medicamentos para la depresión o tranquilizantes. En estos casos es muchísimo mejor que comas todos estos alimentos de los que acabamos de hablar. Hay una gran variedad, como has podido comprobar, y es fácil mantenerlos en tu dieta diaria.

Así que mucho ánimo en el plato, en el estómago y en el cerebro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *